viernes, 28 de febrero de 2020

A cualquiera que le preguntes podrá decirte quién es Merlín. El mago más famoso de todos los tiempos en la historia europea (con permiso de Harry Potter) ha sido protagonista de todo tipo de historias de fantasía ambientadas en la corte del rey Arturo de Camelot; pero también se dice que fue un personaje que vivió en la realidad. Hasta ahora se creía que la leyenda de Merlín procede de dos fuentes históricas fundamentales: Lailoken , un bardo escocés consejero de reyes bretones; y Ambrosio Aureliano, un héroe céltico que dicen conforma la base histórica del rey Arturo. El nombre de Merlín se dice que fue otorgado por Geoffrey de Monmouth, un clérigo escritor responsable precisamente de la expansión de los relatos de Camelot. La pregunta siempre ha estado en el aire: ¿Fue Merlin un mito o realidad? ¿Un héroe o un mago? Muchos han intentado demostrar la existencia del famoso mago, y por lo visto Merlín estaría más cerca de la realidad que de la ficción.
El historiador John Matthews publicó hace 15 año, Merlin: The Wise Man at the Court of King Arthur (2004), que vendría a demostrar con pruebas la existencia del bardo y consejero de Arturo, Merlin (or Myrddin), como se le conocía, y que terminó exiliado en los bosques por propia voluntad tras vivir los estragos de la guerra, que habría acabado con su familia. Es en esa etapa, en la que vivía aislado, hablando con animales salvajes y en armonía con la naturaleza donde se forja el mito de Merlín como mago, que no ha hecho sino crecer con el tiempo.

“Hay muchas historias, pero se puede decir que Merlín ha evolucionado hasta convertirse en la que posiblemente es la figura mágica más poderosa que el mundo ha visto, a pesar de que probablemente no fuese nada parecido. Se puede encontrar un ‘Merlín’ real si echamos atrás, hasta el siglo VI. Posiblemente un guerrero, como los demás hombres de la época”.
Williams ha dedicado varias décadas de su vida al estudio del fascinante personaje, incluso trabajando como asesor para proyectos cinematográficos, pero nada más allá de su investigación podría haber probado la existencia del famoso mago. Al menos, hasta ahora, porque la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, ha dado la noticia del descubrimiento de varios fragmentos de un manuscrito de origen medieval, escondidos en una serie de libros que datan del siglo XVI en los archivos de la Biblioteca Central de Bristol, que cuentan parte de la historia de Merlín.
Conocidos como el cíclo de Lancelot-Grial, los siete fragmentos encontrados datarían del siglo XIII, y habrían servido probablamente a Sir Thomas Malory (1415-1471) como fuente para su La Muerte de Arturo (publicado en 1485 por William Caxton), el cual es precisamente el texto que ha servido de fuente para la mayoría de las historias de Arturo y Camelot que conocemos en la actualidad. Es más, no contentos con este descubrimiento, los académicos han podido comprobar que los fragmentos encontrados contienen pruebas de sutiles, pero a la vez significantes, diferencias con la forma en como se han venido contando estas historias.

Los fragmentos representan una secuencia continuada de La Historia de Merlín, en la que se cuenta cómo el héroe trazaba un plan de ataque para la batalla. En un momento, el propio Arturo duda de la forma de proceder, pero un discurso de Merlin le anima a que prosigan (de ahí cómo se forja su papel como consejero del rey). Al final, los soldados de Arturo salen victoriosos.
Los fragmentos fueron descubiertos por casualidad por el profesor Michael Richardson mientras buscaba material para impartir sus clases de Estudios medievales . En cuanto los revisó y vio que los nombres contenidos se correspondían con aquellos de los relatos de Camelot, contactó de inmediato con la doctora Leah Tether, presidenta de la Asociación Arturiana Internacional, del Departamento de Literatura de la universidad, para que le ayudara a verificar su procedencia y relevancia.

“Siempre es excitante encontrar fragmentos de la historia de Merlín, porque ayudan a ver si los textos existentes son los responsables de la idea moderna que tenemos de la leyenda de Arturo o no. El tiempo y la investigación serán los encargados de revelar más secretos de Arturo, Merlín y el Santo Grial. Quién sabe qué podremos descubrir, pero es emocionante descubrir un fragmento tan antiguo, especialmente uno que data anterior a cualquier otra versión escrita hasta ahora”.

Post a Comment: